Nocturnidad y alevosía con chicas en Guadalajara

La verdad es que una confusión nos empujo finalmente disfrutar del sexo de pago, aunque ha decir verdad la chica estaba tan sumamente plagada de esas curvas impresionantes que caracterizan a muchas de las chicas mexicanas que llegados a este punto, tanto mi pareja como yo, nos rendimos a la evidencia de que si queríamos triunfar por todo lo alto y contactar con una chica liberal a la que le apasione tanto el sexo como a nosotros y además que lo disfrute plenamente en casi todas sus disciplinas, nos iba a tocar o perder mucho tiempo o terminan pagando.

Pero antes quizás sea mejor que nos pongamos sobre antecedentes, pues uno de los hitos a tener en cuenta es que ni mucho menos nos encontrábamos en nuestra tierra y de hecho, estábamos bastante lejos de España ya que nos encontramos actualmente en Guadalajara, la ciudad más importante del gran estado de Jalisco en México. Una ciudad que, por cierto; presenta una más que amplia y nutrida oferta de ocio nocturno.

Sobretodo para aquellas y aquellos apasionados de las experiencias fuertes o directamente relacionadas con el sexo de pago como pueden ser el más que surtido abanico de escorts y sexoservidoras presentes en Guadalajara que nos podemos encontrar anunciadas a lo largo y ancho de todo Internet o incluso por las calles, pero el destino, la suerte o la fortuna nos hizo tropezarnos con una de esas acompañantes VIP en un local de copas precisamente pensando en cualquier cosa menos en trabajo, aunque claro esta tras las claras insinuaciones de mi pareja, mis coquetas caricias y suplicas, finalmente aquella belleza de descomunales curvas y formas casi imposibles de imaginar termino cediendo.

Una de las cosas que más nos esta chocando esta no es la primera vez que terminamos contratando los servicios de una dama en nuestra estancia en México es que la inmensa mayoría de los hoteles de 3, 4 e incluso de 5 estrellas pueden ver como algo más que habitual que te presentes con una prostituta por el hall y termines subiéndote a la misma a la habitación. En nuestro caso y tras nuestras experiencias previas no dudamos que lo mejor sería irnos a la comodidad de nuestro hotelito que terminar pernoctando en cualquier motel de los alrededores destinados principalmente para dar cobijo a las sexoservidoras de la ciudad.

Una experiencia más que repetible, he de confirmar, pues estas chicas si ofrecen sus servicios de atención a parejas no es que se impliquen es que lo desbordan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *